Llega la sidra de calidad


Se implantarán dos sellos, uno público, de Eusko Label, y otro privado

 

Karlos Arguiñano y la sidra de label fueron las grandes novedades de ayer en la presentación de la nueva campaña de sidra. El cocinero televisivo fue el encargado de publicitar los nuevos caldos, y el viceconsejero del Gobierno Vasco, Jon Azkue, comunicó que la sidra de Eusko Label nacerá este mismo año, dentro de poco, y no en la siguiente campaña, como al comienzo se había insinuado. El miembro el Gobierno Vasco fue muy escueto y remitió a los presentes a otro acto próximo, en el que se presentará formalmente el nuevo sello público de calidad de la sidra.

 

Son definitivamente 19 las sidrerías guipuzcoanas que han optado por entrar en el sistema de certificado de calidad Eusko Label, y esas ’kupelas’ precintadas albergan 800.000 litros, según reveló ayer una fuente de Kalitatea Fundazioa, el organismo público que gestiona ese sello de calidad. Como se sabe, en el territorio guipuzcoano hay 61 elaboradores de ’sagardoa’, 58 de ellos agrupados en la Asociación de Sidra Natural de Gipuzkoa. Esa cantidad de sidra certificada-que según el reglamento ha debido ser elaborada completamente con manzana autóctona- no llega al 10% de la producción total guipuzcoana. Según los datos de Sagardoetxea facilitados ayer, la cosecha de este año ha sido de 10 millones de litros.

 

La de ayer fue la decimooctava presentación de la nueva temporada de txotx en Astigarraga. Así como el año pasado correspondió el honor de probar el primer caldo a Jokin Aperribay, en representación de la Real Sociedad, y hace dos temporadas al pelotari Aimar Olaizola, en esta ocasión el elegido fue Karlos Arguiñano.

 

El cocinero entró en el recinto de la Sagardoetxea pidiendo disculpas por el retraso, debido a que había estado grabando un programa. Cuando le llegó el turno de palabra, habló con el garbo habitual. Dijo que estaba muy contento de tomar parte en un acto en honor de una bebida «muy nuestra. Esta sí que es una bebida nuestra, y nadie nos la quitará», añadió.

 

«Mejor que ir a ver una porno»

Para Arguiñano, la sidra tiene de bueno que «se toma en cuadrilla y sirve para unir a la gente. Cuando los amigos se juntan para beber, todos piden cosas diferentes; en cambio, si se juntan en torno a la sidra todos beben lo mismo. En una tarde de jueves es mejor ir a una sidrería que ir a ver una peli porno a Francia».

 

Algo después del discurso llegó la hora de otro acto ya clásico: la plantación del manzano. Viendo a Arguiñano, quedó claro que no era la primera vez que cogía una azada. Plantó un ejemplar de la variedad Mozoloa en el manzanal pedagógico de Sagardoetxea. Escuchó los bertsos de Sebastian Lizaso y Jon Maia (que había ocupado el lugar del habitual Andoni Egaña) y les agradeció con un sonoro «eskerrik asko».

 

Y en el ’sancta santorum’ de la sidrería de Petritegi, Arguiñano volvió a manejarse con soltura. Posó para los medios de comunicación cuantas veces le solicitaron y dictó sentencia: «Hemen duzue sagardo berria, goxo-goxoa» (He aquí la nueva sidra, rica de verdad).

 

El alcalde Bixente Arrizabalaga hizo una aseveración que nunca habíamos oído antes: «Astigarraga es el único municipio en el que las sidrerías permanecieron siempre en pie, sin sucumbir a las modas». Luego pidió a los visitantes de la temporada de txotx que sean respetuosos con la gente que está en sus casas queriendo descansar».

 

Luego tomó la palabra Jon Azkue, viceconsejero del Gobierno Vasco. Los sidreros estaban expectantes. No se sabía si el político introduciría o no en la fiesta el elemento del label de calidad, en torno al cual, como se sabe, hay división entre los sidreros guipuzcoanos. Finalmente optó por una fórmula más bien salomónica: en unas pocas palabras, anunció que las primeras sidras con Eusko Label saldrán al mercado esta misma campaña, y que la presentación se hará pronto. Azkue dijo también que «todos estamos de acuerdo en la necesidad de incrementar el papel de sidra en esta sociedad».

 

El diputado de Desarrollo Rural, Rafael Uribarren, hizo un discurso con mucho contenido. Dijo que las sidrerías «deberían hacer una discriminación positiva en favor del producto de cercanía y de calidad» y que «no sería lógico ni deseable» que queden fuera del menú de las sidrerías productros autóctonos como «las carnes, los quesos, los huevos y las nueces». Uribarren fue un poco más allá y dijo que «los consumidores deben premiar a als sidrerías que apuestan por favorecer nuestro tejido agrario».

 

Uno de los organizadores de la fiesta es el consorcio Sagardun, que agrupa a varias sidrerías y asociaciones de la zona. En nombre de ese organismo tomó la palabra José Angel Goñi, sidrero de Gurutzeta, en Ergobia. Manifestó que la Sagardoetxea de Astigarraga ha recibido en 2010 un total de 10.000 visitas, un 10% más que el año anterior. Añadió que, según los cálculos de Sagardoetxea, «puede haber en Euskal Herria unas cien sidrerías, que reciben al año un millón de visitas y dan trabajo a quinientas personas». Goñi dijo también que la sidrería Gaztañaga de Andoain ha decidido integrarse en el consorcio Sagardun.

 

Fuente: DiarioVasco.com

 

Compartir Compartir en: