Sal


  La sal de mesa, conocida comúnmente como sal, es la sal específica de cloruro sódico. Es el aditivo más antiguo y usado en la alimentación, y uno de los principales pilares de la cocina en casi cualquier cultura. Su característica principal es la de dar sabor a los alimentos. Su importancia para la vida es tan elevada que ha marcado el desarrollo de la historia en diversas fases. Es posible que el primer tratado conocido sobre la sal apareciera publicado en China por el 2700 aC.
 

La sal de mesa, denominada en el lenguaje coloquial sal común, sal marina o simplemente sal. Es la sal específica cloruro sódico. Su fórmula química es NaCl y es el producto de la base hidróxido sódico(NaOH) y ácido clorhídrico, HCl.

 

Existen otras denominaciones entre las que destaca: sal marina y sal común. Se obtiene fundamentalmente de la evaporación del agua marina o de su extracción minera en forma de roca-mineral.

 
Consumo de sal:
 

La sal proporciona a los alimentos uno de los sabores básicos: el salado, debido a que en la lengua poseemos receptores específicos para el ’sabor salado’. El consumo de sal modifica nuestro comportamiento frente a los alimentos ya que es un generador del apetito e incita su ingesta.

 

En la época moderna las dietas procuran incluir menos sal en sus composiciones, siendo además posible que los nuevos sistemas de conserva permitan evitar por completo el empleo de la salazón sobre los alimentos: refrigerados, al vacío, pasteurizados, etc.


 A nivel mundial ha disminuido la demanda del consumo de sal, en parte debido la mejora en su producción, además de la conciencia mundial que ha generado la posible relación que posee con la aparición de la hipertensión en los seres humanos.

 

Hoy en día la sal es fácilmente asequible en cualquier tienda o supermercado moderno, y su forma más habitual suele ser en forma de cristales homogéneos de sal refinada (cristales de roca similares homogéneos y de color blanco), se comercializa en ciertos lugares como un alimento funcional al que se le añade yodo,  para que sea una sal yodada y se prevenga así enfermedades locales como el bocio  . Suele comercializarse en paquetes de kilo, o kilo y medio, en tres formatos: fina, gruesa o en forma de copos (esta última se suele dedicar a la alta cocina). Siendo además un condimento barato y muy asequible. 

 
Usos de la sal:
 
La sal se usa como condimento de algunos platos y como un conservante típico de los salazones de carnes y pescado (incluso de algunas verduras), así como en la elaboración de ciertos encurtidos.
 
La sal en la indústria:
 
Desde el siglo XIX los usos industriales de la sal han derivado en diversos procesos como por ejemplo en la industria del papel (Hidróxido de sodio - NaOH-), cosméticos, industria química, etc.