Miel



 

La miel es un fluido dulce y viscoso producido por las abejas a partir del néctar de las flores, de secreciones de partes vivas de plantas o de excreciones de insectos chupadores de plantas. Las abejas lo recogen, transforman y combinan con substancias propias y lo almacenan en los panales donde madura.La técnica que involucra la extracción de miel de los panales de la colmena se conoce como apicultura. Las características físicas, químicas y organolépticas de la miel vienen determinadas por el tipo de néctar que recogen las abejas. Son conocidas diversas variedades de miel que dependen de la flor

utilizada como fuente de néctar y del tipo de abeja que la produce, pero las abejas fabrican tres veces más de miel de lo que necesitan para sobrevivir. El exceso de miel que recolectan las abejas se ha utilizado siempre para el consumo del ser humano, después se realiza la domesticación de las abejas para el fin específico de obtener su miel, técnica conocida como apicultura.
 
Historia de la miel:
 

La miel tiene cualidades reconocidas y utilizadas por el ser humano desde antaño, como alimento y para endulzar de forma natural, haciéndolo dos veces más que el azúcar de caña.


Existen diversas referencias históricas sobre la miel. Además de las citas bíblicas, muchos otros pueblos, como los antiguos egipcios o los griegos, se referían a la miel como un producto sagrado, llegando a utilizarla para pagar sus impuestos.

 

En excavaciones egipcias de más de 3000 años se encontraron muestras de miel perfectamente conservadas en vasijas ligeramente tapadas. También existen registros prehistóricos en pinturas rupestres de la utilización de la miel.


En algunas regiones del mundo las colmenas se vacían inmediatamente después de la temporada de flores, eliminando cualquier residuo para evitar envenenamientos accidentales. Existen historias del uso de miel venenosa como arma de guerra en la antigüedad, pero esta es muy difícil de encontrar.


Los traslados de cuerpos humanos en la antigüedad se hacían sumergidos en miel, por ejemplo Alejandro Magno fue trasladado desde Babilonia hasta Alejandría en Egipto en el 323 aC y el de Agesilao II, rey de Esparta, desde Egipto hasta su ciudad natal en el 360 aC, utilizándose miel para evitar la descomposición.

 
Valores nutritivos de la miel:
 
La miel se compone de muchos valores nutritivos beneficiosos para nuestro cuerpo, como:
 
-Agua: en un 20%.
 
-Hidratos de carbono: hay un 80% de hidratos de carbono procedentes del azúcar que contiene la miel, se dividen en 38% de fructosa, 32% de glucosa, 5% de sacarosa, 7% de maltosa y el resto en isomaltosa,  erlosa y  rafinosa.  (Cada cucharada de  miel , de 4 gramos aproximadamente, contiene un 1% de glucosa).
 
-Calorías: la miel proporciona unas 330 calorías por cada 100 gramos.
 
-Minerales: la miel es muy rica en potasio, calcio, hierro, fósforo, magnesio, manganeso y cobre.
 
-Vitaminas: contiene vitamina A, C, D, E, K, y el grupo B. La miel contiene estas vitaminas en pequeña cantidad, su valor energético se conserva durante mucho tiempo.
 
-Enzimas: es muy rica en diastasa, amilasa, invertasa, catalasa, peroxidasa y lipasa. Ácidos orgánicos: málico, vínico, cítrico, láctico, oxálico, fosfórico, acético y fórmico.
 
Usos de la miel:
 
La miel tiene muchos usos terapéuticos, como por ejemplo:
 
-Externamente: debido a sus propiedades antimicrobianas y antisépticas, la miel ayuda a cicatrizar y a prevenir infecciones en heridas o quemaduras superficiales.
 
-Cosmética: se utiliza en cremas, mascarillas de limpieza facial, tónicos, etc. debido a sus cualidades astringentes y suavizantes.
 

-Medicina: es un excelente conservante natural, pero no siempre es saludable. Debido a que procede de flores silvestres, hay algunos momentos y lugares en los que la miel producida por las abejas es altamente tóxica. Los rododendros y azaleas producen un néctar altamente venenoso para los humanos que producen así una miel mortífera.

 

La forma de la flor de azalea hace que a las abejas le resulte difícil acceder al néctar, y en la época en la que florecen hay casi siempre otras flores más atractivas para las abejas. La miel no se echa a perder, es altamente perdurable, no caduca. Gracias a su alta concentración de azúcar, mata las bacterias por lisis osmótica. El efecto preservante de la miel se debe a su baja concentración de agua y es idéntico al que permite la prolongada conservación de los dulces y de las frutas en almíbar donde el alto contenido en azúcar disminuye el contenido de agua.

 
     
Más información sobre las propiedades curativas de la miel clic aquí.
 
 
Tipos de miel:
 
-Miel de azahar: esta miel es de color ámbar claro, perfumada y suave al paladar. De efectos sedantes,  ayuda a conciliar el sueño a niños y ancianos. Es también antiespasmódica.
 
-Miel de romero: miel de color ámbar muy claro y blanco cuando está cristalizada. Muy aromática y dulce. Es un eficaz estimulante hepático que favorece la descongestión del hígado. Indicada para las úlceras del aparato digestivo y la dismenorrea. No recomendada a hipertensos ya que es un poco tonificante.
 
-Miel de eucalipto: es de color ocre, muy aromática y con un sabor característico a madera. Antiséptico de las vías respiratorias y urinarias, de efectos balsámicos y vermífugos. Está indicada contra catarros y afecciones del árbol respiratorio. Es la miel más indicada para los diabéticos.
 
-Miel de tomillo: este tipo de miel es de tono rojizo y de sabor agradable. Indicada para las afecciones respiratorias de tipo inflamatorio, tos convulsiva y asma. Reguladora de la tensión arterial. Ideal como tonificante ante la fatiga y la astenia.
 
-Miel de espliego: es de color ámbar y su sabor es característico a lavanda. Por su poder contra las bacterias y antiséptico es la más indicada en uso externo para picaduras de insectos, quemaduras y heridas. También se utiliza en afecciones respiratorias.
 
-Mielato de encina: esta miel es de color muy oscuro casi negro. De olor y sabor a malta muy poco dulce. Muy indicada para combatir la anemia por su alto contenido en hierro. También se utiliza en afecciones respiratorias.

 

 
-Miel del brezo: de un color caoba oscuro y un sabor poco. Muy recomendada en problemas cardíacos, como la insuficiencia coronaria, arritmias, cardiopatías, angina de pecho e infarto. Ideal para prevenir la formación de cálculos y las inflamaciones en la vejiga, riñón y uretra. Antirreumática. Por su contenido en minerales está indicada para la anemia, inapetencia y fatiga.
 
-Miel de mil flores: esta miel es procedente de varias floraciones simultáneas. Tiene un color y sabor muy variables, generalmente de un ámbar oscuro y de sabor intenso. Antiinflamatoria, digestiva y cicatrizante.
 
Miel con Denominación de Origen:
 

-Miel de La Alcarria: la miel de la Denominación de Origen de la Miel de la Alcarria Miel es un producto alimenticio elaborado por las abejas melíferas a partir del néctar de las flores o de las secreciones procedentes de partes vivas de las plantas o que se encuentren sobre ellas.

 

Más información sobre la miel de La Alcarria

 

-Miel de Galicia: la miel de la Denominación de Origen de la Miel de Galicia o "Mel de Galicia" se define como la miel que se produce en colmenas de cuadros móviles, por decantación o centrifugación. Se presentará en estado líquido, cristalizada o cremosa, pudiendo contener además, en el primero de los casos, frutos secos. También se puede presentar en panales o en secciones.

 

Más información sobre la Miel de Galicia

 

-Miel de Granada: la zona de asentamiento de las colmenas y extracción de la miel, es decir la zona de producción, abarca todos los términos municipales de la provincia de Granada, en la Comunidad Autónoma de Andalucía.

 

Más información sobre la Miel de Granada