Castaña de Galicia


 

  El producto amparado por la indicación geográfica protegida (I.G.P.)" Castaña de Galicia", se define como los frutos obtenidos a partir del castaño europeo (Castanea sativa Mill.), destinados al consumo humano en fresco o después de transformación en castañas congeladas, castañas secas, castañas envasadas al natural y harina de castañas.
     
Los frutos de los 81 cultivares autóctonos existentes en Galicia, se destinan en su mayor parte al mercado en fresco o para la fabricación de crema y harina. A este grupo pertenecen, entre otros, Amarelante, Blanca, Loura, Luguesa, Negral, Parede, Verde, Rapada, Raigona, Presa y Famosa. Entre los frutos cuya aptitud tecnológica los hace más demandados por la industria de pelado destacan los de los cultivares Famosa, Garrida, Inxerta, Ventura, Longal y Parede.
 
Características de la Castaña de Galicia:
 
Las características del fruto son las siguientes: Pericarpo fino, de color marrón claro y brillante. Epispermo (membrana) fina que penetra ligeramente en la semilla y que se separa fácilmente al pelarla. Sabor dulce, de textura firme no harinosa. Una vez recolectado, el fruto tendrá entre el 50 y el 60 % de humedad. El porcentaje máximo de frutos tabicados será del 15 %. En general, el número de frutos por erizo es igual o inferior a 3.
 
Zona Geográfica de la Castaña de Galicia:
 
La zona de producción se extiende a todos los municipios de la Comunidad Autónoma de Galicia. La zona de transformación y envasado coincide con la zona de producción.
 
Método de Obtención de la Castaña de Galicia:
 
Recolección:

La caída del fruto se produce de forma espontánea y la recolección se realiza de forma manual en un plazo no superior a 48 horas tras la caída, introduciéndose en recipientes perfectamente identificados y que permitan una adecuada ventilación. El transporte al almacén se realizará en vehículos adecuados dentro de las 48 horas posteriores a la recolección.

Los frutos cosechados se someten a procesos de selección, limpieza y calibrado a fin de asegurar que reúnan las características que les confiere su especificidad.

Las «Castañas de Galicia» se comercializan en fresco en embalajes de red, rafia o arpillera de 500 g, 1 kg, 2,5 kg, 5 kg, 10 kg y 25 kg. Se podrán contemplar otros formatos, siempre que no se comprometa la calidad del producto.

Los productos transformados amparados por la I.G.P. son: castaña congelada, castaña seca, castaña al natural y harina de castaña. Los procesos de elaboración deberán respetar las especificaciones técnicas definidas en el pliego de condiciones.

En las etiquetas de los productos transformados (como puré de castañas, crema de castañas, castañas en almíbar, castañas en alcohol, marrón glacé, bombón de marrón glacé...), se podrá indicar que el producto se ha obtenido a partir de la IGP «Castaña de Galicia», siempre que el transformador se someta a las verificaciones efectuadas por el órgano de control y cumpla las normas que se establezcan, con vistas a la identificación de las partidas del producto.
 
Vínculos de la Castaña de Galicia:
 
Vínculo histórico:

De los análisis polínicos se desprende que la presencia del castaño en Galicia se remonta al menos hasta el Pleistoceno. Sin embargo, fueron las legiones romanas quienes introdujeron su cultivo, generalizándose paulatinamente por toda la región.

Existen documentos que relatan las colonizaciones hechas en los siglos X y XI por los frailes benedictinos de Celanova en las tierras de A Limia, Verín y Ramirás, en las que introducen al mismo tiempo con el cultivo del vino la plantación de nuevos soutos o castañares. Los documentos más significativos son sin duda los contratos forales, en los que los señores monásticos conceden una tierra a un forero con la expresa obligación de «hacer, chantar o poblar un souto». En otras ocasiones los señores incluso exigen que se «planten o hagan castañas» en tal o cual sitio, es decir, utilizan el nombre del fruto y no del árbol, lo que no deja de ser indicativo de dónde radicaba el mayor interés por el cultivo de esta especie.

La importancia de los soutos en Galicia y su constante presencia a lo largo de la historia queda reflejada en la toponimia y antroponimia gallegas, estudios sobre el paisaje agrario gallego, entre los que cabe destacar la magna obra de Abel Bouhier La Galice. Essai geographique dŽanalyse et dŽinterpretation dŽun vieux complexe agraire. Para Bouhier, los castañares constituyen uno de los elementos más importantes del paisaje natural y concretamente del paisaje agrario gallego.

Entre las referencias bibliográficas, hay que resaltar la mención que hace Alejandro Dumas en su novela De París a Cádiz, escrita en 1847, en relación la calidad de las castañas de Galicia.

Resaltar por último la enorme importancia que tuvo la castaña hasta la llegada de los cultivos americanos, en la alimentación básica del campesinado gallego.

Manuel Puga y Parga, alias Picadillo, en su libro La Cocina Práctica, publicado en 1.905 recoge varias recetas en las que la castaña es protagonista, destacando entre ellas los marrons glacés.
 

Fuente: mapa.es

 
 
Descargar información sobre Castaña de Galicia en PDF