Agua


  El agua es un elemento indispensable para la vida y por lo tanto básico, que se puede aportar al organismo como tal líquido o formando parte de los alimentos.
   
  Las recomendaciones hídricas diarias pueden satisfacerse con 2.300 ml y 3.200 ml de agua para la mujer y el varón, respectivamente. Sin embargo, no toda el agua que necesitamos ingerir procede del agua de bebida, ya que parte de esta cantidad está vehiculada con los alimentos. La ingesta hídrica, que se estimula por la sed, debe oscilar entre los 1.200 : 1.300 ml al día. Otra parte de las necesidades se cubren con el agua contenida en los alimentos, que proporcionan alrededor de un litro diariamente.
     
Por último, se obtiene una pequeña cantidad de agua procedente de la combustión de los alimentos en el organismo, que varía entre los 300 ml al día.
 
Variedades:
 
? Agua del grifo: está disponible en todos los hogares de los países desarrollados. Tiene que ser potable, es decir, cumplir unas exigencias mínimas para que se pueda beber. En España, su consumo no entraña ningún peligro.
 
Existen otras aguas embotelladas cuyo consumo está cada vez más extendido, pudiendo diferenciarse tres categorías: aguas de manantial, aguas de mesa y aguas mineromedicinales:
 
Las aguas de manantial son aguas no tratadas, potables por naturaleza, que se embotellan tal como brotan del suelo. Están controladas por el Ministerio de Sanidad y no tienen ninguna acción terapeútica definida.
 
Las aguas de mesa son aguas embotelladas, tratadas igual que el agua del grifo y que pueden ser insípidas, gaseosas naturales o gasificadas artificialmente.
 
Las aguas mineromedicinales son aguas de origen natural y pureza microbiológica, que por su contenido en sales minerales, se les atribuyen propiedades terapeúticas. Sus beneficios para la salud están oficialmente reconocidos por la OMS y su distribución autorizada por el Ministerio de Sanidad y Consumo. Algunas sólo se utilizan para baños.
 
 
Descargar información sobre Agua en PDF