Cava Jaume Giró i Giró



Contactar


Actualizado el 14/10/2016 18:01:06


Descripción

Ramón Giro i Mata fundó en 1926, una empresa dedicada a destilar licores y elaborar vino que cincuenta años después produjo nuestro primer cava, fruto de la filosofía artesanal que la empresa siempre ha mantenido: calidad elevada, tirajes reducidos y selección de las cosechas consideradas excelentes, con las cuales es posible madurar un vino o cava incrementando y dando complejidad a las características aromáticas del vino base.Gracias a esta filosofía, enriquecida con aportaciones tecnológicas actuales, os podemos ofrecer con orgullo una gama de vinos y cavas de alta calidad, reflejo de un genio creativo que todavía perdura.En el año 1926 Ramón Giró i Mata ya publicaba en los anuarios de la época unos anuncios de nuestra existencia como exportadores de vino, principalmente a Francia. No obstante, es en enero de 1927 cuando, procedente de Can Rosell, compra un almacén de vino en Sant Sadurní, al lado mismo de la iglesia. La fama que había adquirido como experto cazador le valió el sobrenombre de "el Rey" y le proporcionó importantes contactos entre los elaboradores de "champán" y los payeses de la zona. En aquel momento aprovechó esos contactos para comprar vino a los payeses y venderlo a "champañistas", a bodegas de Barcelona y a comerciantes de Francia.En aquella época Sant Sadurní era conocida tanto por el "champán" como por otros productos de la viña, como el vino rancio y la mistela con la que se abastecía Barcelona. El vino rancio de Cal Rei se hizo un lugar importante entre los pequeños comercios y bodegas. Aún hoy se conservan aquellas bombonas de vidrio que, puestas al sol, convertían los vinos de fuerte grado de la Tierra Alta en los generosos vinos rancios tan famosos en nuestras fiestas mayores.No obstante, la Guerra Civil truncó el crecimiento de aquella pujante empresa familiar. A pesar de ello, al cabo de algún tiempo el hijo de Ramón, Jaume Giró i Giró, reemprendió la actividad. Pero esta vez con una nueva vertiente, dirigida a proveer las necesidades de las incipientes cavas que lentamente se abrían paso en medio de las grandes casas del pueblo. Casado con la joven de Can Gramona, Jaume Giró inició la construcción de nuevos depósitos, que posteriormente se convertirían en las actuales cavas. En ellos se preparaban los vinos a gusto de cada "champañista". Así, había quien lo quería bien afrutado, otros lo pedían ligeramente maderizado o simplemente querían un vino para fermentar.Con el tiempo aquella pequeña empresa fue prosperando. Eso animó a Jaume y a su hijo, Ramón Giró Gramona, a aprovechar todos los conocimientos que habían adquirido durante aquel tiempo de experiencia con el vino. Comenzaron a elaborar las primeras botellas de cava propias. Desde entonces se dedican a elaborar vinos y cavas de la mejor calidad, seleccionando las mejores cosechas, cosa que se ha visto recompensada con varios premios y condecoraciones.El tiempo ha hecho que en aquel recinto donde sólo se respiraban los efluvios etílicos, hoy se respiren un conjunto de aromas culturales que alcanzan la pintura, a danza, la música y cualquier otra actividad que ayude a complementar un espacio donde el placer de los sentidos se ha convertido en protagonista.